diciembre 23, 2011

Pequeños cuadrados


Te pusiste a ordenar pequeños cuadrados

en los rincones del salón de las fracturas

«la cama debe esperar»


Los ganchos de algodón se te cayeron en la cabeza

al remover las baldosas de la ladera

«el sueño devendrá neblina»


Cinco estrellas tiene la punta del árbol

donde la sombra hiela tu sombra

«cuando despierte te quiero acá»


La mesa se ha descompuesto

bajo el peso de la agobiada escenografía

«para abrazar el aliento cansado»


Te veo escribir en el vaho de un vaso

el nombre escondido de tu carne

«y besarnos caricias borrosas»


Una hoja de árbol se ha secado

pintando tu mirada de un dorado incrédulo

«hasta que la madrugada con su hielo te reclame»



Fue para Fénix, icono hermoso

1 comentario:

Jorge Malabia dijo...

hermoso! mi hermano, eres bueno cuando quieres hacer poesía. y cuando también...