abril 29, 2007

"No matarás..."



Sobre el aborto (yo también)


“Un día, caminaba por Nube, entre Tormenta y Aguacero, cuando vi a Dios arrinconado como una vieja puta a la que ya nadie coge nunca. Estaba llorando. Cada vez que hay un aborto en la Tierra, Dios llora. Como conozco su cólera e infinita maldad, me alejé pronto de allí.

El día siguiente, a Palacio Celestial llegaron noticias. Un fax de nuestro puesto de observación indicaba que una mujer mexicana de 36 años, violada y embarazada, había tenido al niño, pues ninguna clínica de su comunidad aceptó practicarle un aborto, y su extrema pobreza le impidió viajar a la Capital, donde las clínicas clandestinas abundaban hasta hace unos días. Por supuesto, esta mujer de 36 años no había quedado indemne; tras la violación y el nacimiento del niño a una vida de carencia y sufrimiento, donde no había duda de que moriría dentro de poco tiempo, su mente se volvió la de una niña. Temerosa y llena de rencor, se refugió en el último rincón que le quedaba, la psicosis. Ese día, Dios organizó una fiesta y todos bebieron alegres hasta embrutecerse. Dos o tres angélicas quedaron embarazadas durante la orgía, se decía que había sido el Espíritu Santo”.

Cuando hay un aborto, Dios llora. Cuando nace un niño producto de un embarazo no deseado, y la madre del mismo arruina su vida, ¿Dios se regocija?

No sólo nos robaron el país en el fraudulento 2 de Julio de 2006. No sólo nos impusieron un pedazo de imbécil como presidente. No sólo nos han llenado los corazones de amargura y rencor, y de un odio que clama por salir con las dagas y las escopetas al frente, escupiendo blasfemias y quemando iglesias con fieles adentro. No sólo eso. Ahora, también insisten en que nosotros los de pensamiento libre, sin Dios ni fe, acatemos una regla moral, una disposición no de asamblea sino de congregación religiosa; en suma, insisten en que el aborto siga siendo considerado un delito.

Un partido formado por eunucos y malcogidas no tiene la calidad moral ni ética ni política para dictar nuestras vidas. Ellos que creen aún que el sexo sólo sirve para engendrar más seres humanos (no es que les crea, son unos malditos de doble moral, pero hay que usar sus propios discursos para mostrarles lo estúpido de los mismos), ellos cuyas conciencias descansarán tranquilas incluso al saber que cientos de mujeres arriesgan sus vidas en clínicas clandestinas, ellos que, en suma, son más una secta que un Partido Político, no deben ser escuchados.

Una mujer, católica, evangelista, satanista o atea, tiene el mismo derecho a decidir. Depende de ella, no de una disposición histérica (en un sentido Freudiano), si va a dar a luz a ese niño o no. Yo sé, yo sé, el acceso al placer y al deseo acarrean también una responsabilidad que no todos están dispuestos a afrontar, pero no por eso el resto debe ser medido con la misma vara; y tampoco hay que olvidar que nos guste o no vivimos en un país donde la educación sexual iguala a la legalidad, es decir, que no hay educación sexual en nuestro país. Y aun cuando en algunos espacios existe, aun cuando en cualquier farmacia te venden un condón, no finjamos sorpresa cuando la sociedad señala con mano acusadora al joven, a la muchacha que lo compra, pues eso significa ante los ojos y buenas conciencias que son unos pecadores, sucios, y demás apelativos, y quitarse esa mirada de encima no son fresas con crema; la mirada de nuestra sociedad es pesada y nos forma, y de la misma manera en que esa mirada consigue que muchas parejas prefieran tener relaciones sexuales sin protección antes que exponerse ante esa mirada que acusa y dicta sentencia, también es la mirada, la sociedad mexicana, la responsable (en gran medida) de tantos embarazos y abortos clandestinos. Cuando aprendamos, pero un aprendizaje verdadero, no mamadas, a no discriminar a la persona que accede a su placer, ya no hará falta que se realicen tantos abortos. ¿A qué esperamos?

¿Será necesario decir que las anteriores líneas no son una afrenta contra el derecho de la gente de creer en un dios o en varios dioses? Quizá sobre, pues en realidad sí me cae mal la gente que cree en Dios (aunque hay algunas pocas excepciones).

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Oye, y una mujer Judia tambien tiene derecho a decidir?

Adolfo Hitler dijo...

¿Una mujer judía? Hay por lo menos una contradicción en esa expresión.

Nadia dijo...

Hola, ¿cómo estamos? Con la nueva que nos gobierna el PRI de nuez :S
Ya no sirve mi computadora, por eso no me he conectado casi.

Un saludo

Nadia

Anónimo dijo...

Pues, que puedo decir, pareciera que Dios tiene la culpa de todo y pobrecitos de nosotros, en especial, las mujeres tan decerebradas, ¿qué no podemos decirle al hombre? "¡oh, te lo pones (condón) o tejones, porque ya no hay ardillas!", que tenemos que caer en la pavada del qué dirán, no se siente igual, hay me gano la hormona,nel eso es pura zonzada femenina (nunca nos quitaremos el yugo de las delicaditas bestias de cortas ideas, pero de largas cabelleras);porque, si realmente nos importará como mujeres solucionar nuestras broncas, pues no llegaríamos a la desición del coito sin protección o precaución en lo mínimo, pero bueno, es más fácil echar la culpa, que asumir responsabilidades, (bienvenida la psicología que todo lo explica y todo perdona e inmola al pasado del sujeto)

Si realmente, YO, decido, son muy mis ganas de un condón, un consolador o el celibato, pero no, quiero silbar y comer pinole, ¡wow que_maduras somos las mujeres!, le resolvemos la vida a los machos ca.....nijos, y frieguese más la mujer, al cabo ella decide............¿no?, [total solo somos el mingitorio o excusado]

Y eso, de las más pobres, [tal vez 1 de cada 15, no sabrá que pex],es una falacia, tengo unas primas en una zona disque marginada, y saben más de sexualidad y reproducción humana, que yo que soy de la ciudad.......

Jorge Villarruel dijo...

Con respecto a lo que dice anónimo:

De la victimización del sujeto a la culpabilidad del mismo hay un largo trecho, y ya se ha recorrido, desde los años 60 o antes.

¿Acaso la cultura y la sociedad quieren deslindarse de sus responsabilidades? ¿Acaso niegan su parte de culpa en todo lo que sucede en sus componentes, es decir los sujetos? Eso sí es una muestra de irresponsabilidad y de alienación, creer que sólo el sujeto es responsable de lo que hace.

No lo disculpo, no lo libero de su parte de responsabilidad, pero no lo culpabilizo ni lo dejo indefenso ante las acometidas de la sociedad que busca reprimirlo, y con qué mejor estrategia o arma que los mismos miembros que la conforman. Si nosotros mismos nos acusamos los unos a los otros, la sociedad descansará tranquila y se dormirá en sus laureles, aniquilándonos más tarde o más temprano.

Me niego a ser parte de ese jueguito de autoritarismo, de esa sociedad de control.

Anónimo dijo...

Más vale tarde que nunca..............pues, no lo sé, a mi me parece que echarle la culpa de todo a los demás( Instituciones, Dios, Padres, Gobierno), pos como que se me hace infantil y estúpido, osea, yo nunca tendré conciencia de decir, nel cab.....no le entro o no y ya ( que no fue un filósofo Griego quién dijo: Como el Gobierno son sus gobernadosd y viceversa, o en mexicano, Cada quién tiene lo que se merece? [digo yo me esfuerzo por ser la mejor, pero como que eso esta fuera de contexto, 69 millones lo confirman]), no, no, no, pos que mal se oye eso, osea yo no soy Yo, pero quiero que otros me diga que soy Yo..................chale, que complicado y absurdo, bueno el man es absurdo desde siempre, pero qué nunca maduraremos?.............
Y lo pero, me voy a oir feminista, chale me arde eso, pero, en fin, pos que nunca vamos a pensar las mujeres, nunca el debil sera débil?, ya estuvo no?, ¿qué, decidir matar será la solución, o permitir ciertas aberraciones será la neta del planeta?..............re'diez, que cojonudos somos, pa' decir sandeces, pero que mal somos pa' decir esta boca es mía.............y eso de la culpa, pues, no creo en ella, más bien en el remordimiento, que creo que no es lo mismo, castigarse que asumir son cosas bien distintas, pero en fin, en fin, ahora resultase que soy el error de la sociedad y como soy un programa (virus), mal codificado, me reproduciré forever ever........muy Matrix, no? , ideología del consquistado o del mediocre (pobre soy y pobre me moriré....no manchen!), ok, bueno cada quién su patin, pero a mi mis timbres.....a mi tejones porque no hay ardillas. Eh dicho!